Expertos internacionales estiman que se necesitarán invertir 56.000 millones de dólares en infraestructuras de reciclaje de plásticos en los próximos cinco años

Mundo - Medio Ambiente 31 de julio de 2022 Por Redacción
Ante el gran aumento de la demanda de plásticos reciclados, el Comité de Plásticos del BIR (Bureau of International Recycling) señala la falta de materia prima como el gran desafío del sector y la necesidad de importantes inversiones a nivel global en plantas de procesamiento.

basuras07

Aunque los recicladores de plásticos están disfrutando de los beneficios de una «demanda masiva y unos precios extremadamente altos», les resulta complicado conseguir suficiente materia prima que les permita hacer frente a este «indudable momento de auge», lamentó Max Craipeau, de Greencore Resources, con sede en Hong Kong, al presidir la última reunión del Comité de Plásticos del BIR (Bureau of International Recycling), celebrada la semana pasada en Barcelona.

En la reunión, el ponente invitado Doug Woodring, fundador y director general de Ocean Recovery Alliance, explicó una iniciativa destinada a mejorar los flujos mundiales de plásticos reciclados de calidad. Se trata del Rebound Plastic Exchange, que se pondrá en marcha a finales de agosto de este año y tratará de ser una plataforma comercial mundial transparente destinada a facilitar los movimientos de balas, pellets y escamas de plástico sobre la base de «la certificación, la verificación y la confianza».

Mediante la aplicación de protocolos estandarizados de inspección de las instalaciones y el uso de organismos de certificación conocidos a nivel mundial, esta herramienta trataría de fomentar la confianza de los gobiernos en este comercio, al tiempo que impulsaría la innovación y la inversión necesarias para impulsar la circularidad y hacer que la actual tasa de reciclaje de plásticos a nivel mundial supere su escaso 10%.

Identificando la falta de materia prima como el principal desafío, Woodring sostuvo que se requiere una inversión de 56.000 millones de dólares en infraestructuras de procesamiento de plásticos en los próximos cinco años, aumentando a 400.000 millones de dólares para 2040. «Muchas, muchas grandes marcas están intentando por fin introducir más contenido reciclado en sus productos», dijo, nombrando algunos ejemplos como Nestlé, Coca-Cola, Ikea, P&G y Unilever. Sin embargo, esto está resultando «un reto gigantesco» porque no se han establecido las cadenas de suministro necesarias y «no se puede encontrar la materia prima».

basuras04

UNA OPORTUNIDAD PARA EL SECTOR

Según la exposición de Woodring, se prevé que el mercado de material reciclado crezca alrededor de un 30% respecto a los niveles de 2020, hasta alcanzar los 45.600 millones de dólares en 2025. «Se trata de una gran oportunidad para quienes se dedican a la industria del reciclaje», declaró. Pero mientras no se realicen las inversiones necesarias en infraestructuras, el déficit anual de material reciclado será de un mínimo de 6 millones de toneladas, argumentó.

El Dr. Steve Wong, de Fukutomi Recycling Limited, que también es presidente ejecutivo de la Asociación de Plásticos Sostenibles de China, señaló también la necesidad urgente de invertir más en infraestructuras de recogida, clasificación, trituración y lavado. En Extremo Oriente «la mayoría de las fábricas funcionan a menos del 20% de su capacidad», afirmó.

Tomando nota de que la Rebound Plastic Exchange se centra en lograr la estandarización en la inspección y la calidad, Sally Houghton, de The Plastic Recycling Corporation of California, insistió en que «necesitamos la normalización también en el nivel de recogida«.

Natalia Cruz, de la empresa española Ferromolins SL, acogió con satisfacción la iniciativa de la Bolsa como «una herramienta muy útil» para todas las empresas implicadas en la búsqueda de soluciones a los retos de la economía circular.

En cuanto a la cuestión del suministro, Max Craipeau también señaló que el enorme aumento de los costes de transporte marítimo «restringe el flujo de material a nivel mundial». Mientras que hace dos años un contenedor de 40 pies que iba de Asia a Europa o Estados Unidos costaba unos 2.500 dólares, ahora el desembolso se acerca a los 15.000 dólares, explicó. Entre las demás presiones que sufre el sector del reciclaje de plásticos, enumeró las repercusiones del conflicto de Ucrania, los altos precios de la energía, la inflación y la falta de mano de obra.

Te puede interesar